Recomendaciones de diciembre

Recomendaciones de diciembre

Vamos a partir esta recomendación destacando tres títulos que, a estas alturas, son clásicos de la librería: el primero de ellos es Las pequeñas virtudes (Acantilado), de Natalia Ginzburg, ensayos de carácter autobiográfico que recorren diversas experiencias de la escritora italiana, desde 1944 hasta 1960. En el ensayo en que se refiere a su oficio de escritora, Ginzburg comienza diciendo que no sabe nada sobre el valor de lo que escribe, pero que sí sabe que escribir es su oficio. Sabe también que su oficio es escribir historias, cosas inventadas o que recuerda de su vida, historias en las que no tiene nada que ver la cultura, sino solo la memoria y la fantasía: “El oficio de escribir no es nunca un consuelo o una distracción. Normalmente no da mucho dinero, para vivir siempre hay que hacer otro trabajo al mismo tiempo. Uno de los grandes peligros del oficio de escribir es estafar con palabras que no existen de veras en nosotros, que hemos encontrado por casualidad fuera de nosotros y que reunimos con destreza porque hemos llegado a ser bastante listos”.

El segundo libro es una recopilación de cartas entre Virginia Woolf y el crítico Lytton Strachey. En 600 libros desde que te conocí (Jus) podemos  acercarnos a la entrañable amistad entre ambos escritores, descubrir los entretelones del círculo de Bloomsbury y reconstruir, desde la vida privada de Woolf y Strachey, el campo cultural -y sobre todo literario- de la época victoriana. En su momento, Leonard Woolf se opuso a la publicación de este epistolario, “para no herir algunas sensibilidades entonces vivas”.

Por último, las memorias de la escritora estadounidense Vivian Gornick, Apegos feroces (Sexto Piso). Publicado por vez primera en 1987, este bellísimo libro retrata la relación entre Gornick y su madre, “ya anciana, por las calles de Manhattan, y en el transcurso de esos paseos llenos de reproches, de recuerdos y complicidades, va desgranando el relato de la lucha de una hija por encontrar su lugar en el mundo”.

En editoriales independientes se recuperaron dos obras de escritores nacionales: de Federico Gana, un volumen de doce cuentos que aborda la realidad del campo chileno, Días de campo (UDP), que pone de relieve la relación entre patrones y peones, los dramas familiares y los deseos de cada uno de los personajes que habitan esta geografía; también una novela que fue publicada en 1985 y que recién este año fue reeditada por la editorial Overol, se trata de Cátedras paralelas, de Andrés Gallardo. Rojitas, el protagonista de esta narración, es despedido de la universidad e intenta, a como dé lugar, recobrar ese lugar; no lo logra, evidentemente, y su esfuerzo se transforma, poco a poco, en una hilarante forma de combatir la realidad.

La connotada escritora brasileña Patrícia Melo publicó el 2017 su última novela, Gog Magog, la cual fue traducida este año por el sello español Tres puntos, con el subtítulo de “Soliloquio de un asesino”. Se nos dice de esta novela que es la historia de “un sujeto común y corriente de cincuenta y cuatro años, un sosegado profesor de biología de una escuela nocturna, un deserotizado marido. . . que va a la deriva sin emoción alguna”. Esta forma de ser determina, de algún modo, la crisis en la que se sostiene la propuesta de Melo: la rutina de un hombre cualquiera se ve afectada por la llegada de un vecino molesto, ruidoso, intolerable, que despierta sus instintos más primitivos. El narrador protagonista transita del malestar a la rabia y de la rabia al odio, y sus razones para querer matar al vecino se tornan absolutamente absurdas. Desde la perspectiva de este profesor, la autora hace gala de su destreza narrativa, de un humor negro envidiable y de las sutilezas que pueden cambiar para siempre la vida de alguien.

Hijo de ladrón. Entre tantas versiones escolares del clásico de Manuel Rojas, por fin llega en una edición que presume ser la definitiva, recientemente lanzada por Tajamar. El asunto se lo tomaron en serio: rescataron la notable portada original de Mauricio Amster, reclutaron a Carla Cordua para el prólogo e incluyeron un anexo escrito por el propio Rojas donde se refiere a la composición de la novela. Un nuevo empuje para iniciarnos en la tetralogía de Aniceto Hevia.

Los viajes en el tiempo de MampatoLos increíbles viajes de Mampato. El célebre personaje, inventado por Óscar Vega y Eduardo Armstrong, ha tenido larga vida y sus aventuras se siguen leyendo, algo que debemos a las canónicas historias de Themo Lobos. Lobos dejó un cuerpo de historietas notables. Quienes fueron niños en los años 70 recordarán también las versiones de Vega, que ahora llegan publicadas por Planeta en dos contundentes volúmenes revisados por el célebre Félix Vega, hijo de Óscar y autor de Juan Buscamares.

 

 


Agencia Digital Bellaco, somos una Agencia Boutique